Evaluación de ecosistemas del milenio de España

ECOSISTEMAS para el bienestar humano
20 de febrero de 2018

“A valorar el aporte de la naturaleza a la gente”

cusco-609473_640

Diagnósticos sobre ecosistemas y efectos en la calidad de vida. Sandra Dí­az integra de la plataforma de ONU para la biodiversidad. “Una relación fí­sica y simbólica”, planteó.

 

BUENOS AIRES.- Valorar las “contribuciones”, no sólo fí­sicas sino simbólicas que la naturaleza hace a la gente, permitirá realizar nuevos diagnósticos sobre los ecosistemas y sus efectos en la calidad de vida y sumar, por ejemplo, la visión que los pueblos originarios tienen de su entorno, afirmó la bióloga Sandra Dí­az, copresidenta de la plataforma de ONU para la biodiversidad e investigadora superior del Conicet.

La cientí­fica cordobesa es coautora del informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático que obtuvo el Premio Nobel de la Paz 2007 y acaba de escribir junto al economista Unai Pascual, del Centro Vasco de Cambio Climático, y otros investigadores un artí­culo cientí­fico que publica la revista Science, en el que oponen la nueva noción a la ortodoxa que concibe al ambiente natural como una fuente de servicios y mercancí­as.

“Cuando le sumamos todo lo que la naturaleza significa para el ser humano, nos damos cuenta de que tenemos una relación no sólo fí­sica sino también simbólica, y formamos parte de un entramado muy profundo atravesado por la perspectiva cultural”, dijo Dí­az en diálogo con Télam.

La Plataforma Intergubernamental Cientí­fico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios Ecosistémicos sostiene que “el mundo necesita una mayor apreciación de las contribuciones de la naturaleza a las personas”. Y anuncia que el próximo informe contemplará “un nuevo enfoque para incluir el conocimiento indí­gena y local en todas las evaluaciones” con el objetivo de tomar mejores decisiones sobre biodiversidad y los servicios de los ecosistemas.

El paper “surge de la necesidad de hacer unas evaluaciones sobre estado y tendencias futuras en polí­ticas públicas que nosotros estamos haciendo como parte de la Plataforma Intergubernamental”, contó Dí­az.

En América Latina, “históricamente, cuando se hací­an estos inventarios y evaluaciones se tomaba en cuenta el conocimiento económico y ecológico, y a todos los saberes del manejo tradicional de los recursos no se los consideraba”, comentó.

“La idea es hacer ahora un esfuerzo muy explí­cito para usar esas categorí­as, incorporarlas al paper técnico y que también puedan reportar, en términos de las categorí­as que ven, los actores sociales y perspectivas que hasta ahora no se sentí­an representados, para que intervengan en los diagnósticos y propuestas sobre los ecosistemas, la biodiversidad y sus efectos sobre la calidad de vida”, planteó. Dí­az expuso que en el informe fueron presentadas las dos perspectivas: “en un extremo, una generalizadora, con un enfoque parecido al de los servicios ecosistémicos -que entiende los beneficios de la naturaleza como flujos de dinero, granos o madera-, con 18 tipos de contribuciones de la naturaleza a la gente, por ejemplo, provisión del agua”. (Télam)

 

Fuente: Periódico lagaceta.com.ar (Tucumán, Argentina)

Discute esta información en nuestro perfil de Facebook

Contacto | Área privada