Evaluación de ecosistemas del milenio de España

ECOSISTEMAS para el bienestar humano
10 de abril de 2012

Diversidad funcional y bienestar humano: modelización de la vinculación servicios de los ecosistemas-estructura socioeconómica en una cuenca hidrográfica del sureste semiárido

Autorí­a: Irene Iniesta-Arandia, Marina Garcí­a-Llorente, Berta Martí­n-López y Pedro A. Aguilera.

En este trabajo entendemos a las cuencas hidrográficas como un socio-ecosistema (SES), es decir como un sistema integrado de humanos en la naturaleza debido a la fuerte interacción milenaria entre las sociedades y el medio natural (Garcí­a Latorre et al., 2001). Este trabajo se enmarca dentro del proyecto “Diversidad funcional y bienestar humano: modelización de la vinculación servicios de los ecosistemas-estructura socioeconómica en una cuenca hidrográfica del sureste semiárido” (2009-2011), financiado por la Consejerí­a de Educación Ciencia y Empresa, Junta de Andalucí­a. En el desarrollo del proyecto han participado distintos investigadores procedentes de: la Universidad de Almerí­a, LAB S.L., la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Complutense y la Universidad Nacional de Córdoba-CONICET. Para más información sobre el proyecto, se puede consultar aquí­.

Este proyecto explora las relaciones existentes entre diversidad funcional, los servicios de los ecosistemas y la estructura socioeconómica de una cuenca hidrográfica del sureste semiárido andaluz, en donde se analiza el suministro y demanda de servicios de los ecosistemas. Se ha desarrollado una investigación integradora y aplicada para el diseño e implementación de medidas de gestión en dos cuencas hidrográficas: las cuencas de Adra y Nacimiento.


Imagen 1. Cuencas hidrográficas de Andalucí­a y localización de las zonas de estudio.

Este proyecto, se sustenta en la aplicación y desarrollo de un marco metodológico, que se estructura en las siguientes fases:

Para afrontar dichos objetivos se han utilizado técnicas de investigación relacionadas con las ciencias biofí­sicas y sociales. En este sentido, la dimensión biofí­sica se ha explorado a través del análisis de los grupos funcionales de vegetación riparia y macroinvertebrados y a través del análisis de los flujos de agua verde y azul en ambas cuencas hidrográficas. La percepción social de la importancia de los ecosistemas asociados a las cuencas hidrográficas como suministradores de servicios fue analizada mediante: entrevistas semi-estructuradas a los actores clave; más de 350 cuestionarios cara a cara a población local, turistas, investigadores y gestores; observación participante; y talleres con expertos.

Las cuencas del Adra y del Nacimiento se encuentran situadas en las provincias de Almerí­a y Granada, en el sureste semiárido andaluz. Ambas han sido analizadas como sistemas socio-ecológicos (sensu Folke et al. 2003, Ostrom 2009) que comprenden el sistema biofí­sico y los municipios vinculados cultural y económicamente a éste. La cuenca del Adra tiene una extensión de 742 km2 y una población de 124.000 habitantes, distribuida en 14 municipios mientras que la cuenca del Alto Nacimiento comprende un área de 598 km2, 10 municipios con un total de 54.000 habitantes.


Imagen 2. Cultivos de vega en la cuenca del rí­o Nacimiento.

Desde el punto de vista socioeconómico ambos socio-ecosistemas son áreas rurales con un carácter marcadamente agrario. En las zonas más altas, históricamente la agricultura de subsistencia, actualmente dedicada al cultivo en terrazas de olivo y almendro, ha sido una de las actividades económicas principales y ha contribuido al diseño de un paisaje único (Garcí­a-Latorre et al. 2001). Actualmente esta actividad ha disminuido de manera drástica y se ha convertido en complementaria a otras actividades económicas debido a la integración de economí­as locales en mercados internacionales, lo que ha provocado un proceso de despoblación y un deterioro del paisaje (Douglas et al. 1994, 1996). Por el contrario, en las zonas más bajas, principalmente en el SES de Adra, se ha venido desarrollado desde los años 80 una horticultura bajo plástico altamente competitiva en el mercado, que ha contribuido al fenómeno conocido como “el milagro almeriense”, la conversión de zonas áridas en la principal huerta europea (Sánchez-Picón et al. 2011). Este desarrollo económico ha derivado diferentes consecuencias sociales y ecológicas (Padilla et al. 2010, Paracuellos 2006, 2008).


Imagen  3. Horticultura intensiva en la cuenca baja del rí­o Adra.

Ambas cuencas hidrográficas tienen figures de protección en sus partes altas ya que Sierra Nevada fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1986 y Parque Natural y Nacional en 1999 (Blanca et al. 1998). El rí­o Adra está incluido en la Red Natura 2000 (Directiva Hábitat 92/43 EEC) y las Albuferas del Adra son Reserva Natural por la Junta de Andalucí­a y están incluidas en la Convención Ramsar (Casas et al. 2011).

Como principales resultados del trabajo hemos encontrado que:

En general, un gran porcentaje de los servicios de regulación y culturales suministrados principalmente por el componente del agua verde resultan invisibles a la población, siendo percibidos los servicios de abastecimiento como los más usados por el 40% de la población y como los más vulnerables por el 47% de la misma. La población percibe que los servicios asociados con la ganaderí­a, la agricultura tradicional son los servicios más crí­ticos. Otros servicios percibidos socialmente como vulnerables son aquellos que hacen referencia a los aprovechamientos tradicionales, a los valores locales de la zona y aquellos servicios de regulación que se están viendo afectados por el abandono de la agricultura tradicional y el incremento de la agricultura intensiva.

La gestión de las cuencas hidrográficas basadas exclusivamente en el flujo de agua azul (agua superficial por escorrentí­a o por los cauces de los rí­os o como agua subterránea en los acuí­feros) supone la degradación de su capacidad de generar servicios de regulación, los cuales dependen principalmente del flujo de agua verde (flujo de vapor de agua a la atmósfera desde el agua almacenada en el suelo (evaporación) o desde la transpiración de la vegetación natural (bosques, matorrales, praderas) o desde los cultivos de secano).

 

Referencias bibliográficas:

Blanca, G., Cueto, M.,  Martí­nez-Lirola, M.J., Molero-Mesa, J., 1998. Threatened vascular flora of Sierra Nevada (Southern Spain). Biological Conservation 85, 269-285.

Casas J.J. , Sánchez-Oliver J.S., Sanz A., Furné M., Trenzado C., J. M., Paracuellos M. , Suárez M. D., Fuentes F., Gallego  I., Gil C., Ramos-Miras J. J. 2011.The paradox of the conservation of an endangered fish species in a Mediterranean region under. agricultural intensification. Biological Conservation 144:253-262.

Douglas T.D., Kirkby S.J., Critchley R.W., Park GJ 1994 Agricultural terrace abandonment in the Alpujarra, Andalucia, Spain. Land degradation and rehabilitation 5:281-291.

Douglas,T., Critchley, D., Park, G. 2006. The Deintensification of Terraced Agricultural Land Near Trevelez, Sierra Nevada, Spain.  Global Ecology and Biogeography Letters 5: 258-270.

Folke C. J. Colding F., Berkes. 2003. Synthesis: building resilience and adaptive capacity in social-ecological systems. Pp. 352-387 en Navigating Social-Ecological Systems. F. Berkes, J. Colding, and C. Folke, editors. Cambridge University Press, Cambridge, United Kingdom.

Garcí­a Latorre J., Garcí­a-Latorre J., Sanchez-Picón A. 2001. Dealing with aridity: socio-economic structures and environmental changes in an arid Mediterranean region.  Land Use Policy 18:53-64.

Padilla F.M., Vidal B., Sánchez J., Pugnaire F.I. 2010. Land-use changes and carbon sequestration through the twentieth century in a Mediterranean mountain ecosystem: implications for land management. Journal of Environmental Management 91: 2688-2695.

Paracuellos, M. 2006. Las Albuferas de Adra (Almerí­a, Sudeste Ibérico) y su relación histórica con el hombre. Farua 1, 335-358.

Paracuellos, M. 2008. Effects of long-term habitat fragmentation on a wetland bird community. Revue d’Ecologie (la Terre et la Vie) 63, 227-238.

Discute esta información en nuestro perfil de Facebook

Contacto | Área privada