Evaluación de ecosistemas del milenio de España

ECOSISTEMAS para el bienestar humano
4 de octubre de 2016

El tratamiento de los bienes y servicios que aporta la biodiversidad en manuales de la educación secundaria española: un estudio epistemológico

 

books-42701_640Este trabajo estudia el tratamiento del concepto de servicios ecosistémicos en libros de texto de la educación secundaria obligatoria (ESO) y bachillerato de España. Con el objetivo de definir su marco conceptual se recopilaron publicaciones cientí­ficas de la “comunidad de expertos”, que actúa de referente epistemológico en el proceso de transposición didáctica. El concepto de servicios ecosistémicos estuvo presente sólo en el 10 % de los manuales analizados (de un total de 50); sin embargo, en la mayorí­a de ellos se mencionó algún bien o servicio (sobre todo en libros de ciencias de la tierra y medioambientales). Estos resultados se relacionan con la ausencia de la conceptualización en el currí­culo español. Los servicios “directos” de los ecosistemas fueron tratados con mayor frecuencia que los “indirectos”. Aun así­, se encontró un centrismo en las selvas tropicales como las únicas proveedoras de bienes, y escasa representación de los servicios sociales y culturales de la biodiversidad.

 

En la actualidad encontramos numerosas definiciones de la diversidad biológica -o biodiversidad- (Gutiérrez Hernández, 2013) principalmente debido a que es un término polisémico que se expresa en términos relativos (Gyllin y Grahn, 2005), y cuya interpretación y valoración dependen del grupo social y sector ocupacional al que pertenezca una persona (Cáceres, Tapella, Quétier y Dí­az, 2015). En el ámbito polí­tico y en la comunidad cientí­fica,una de las ideas de la biodiversidad tan difundida como abarcadora es la del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), firmado en 1992 (CBD, 2001). Sin embargo, los nuevos desarrollos en la disciplina ecológica han llevado a complejizar la definición original, detallando nuevos componentes y atributos, como es la aportada por Dí­az et al. (2015), que engloba a:[…] la variabilidad entre los seres vivos, dentro de los ecosistemas terrestres, marinos y otros sistemas acuáticos, y los complejos ecológicos de los que son parte. Esto incluye la variación genética, fenotí­pica, filogenética y los atributos funcionales, tanto como los cambios en la abundancia y distribución a lo largo del tiempo, dentro y entre las especies, las comunidades biológicas y los ecosistemas. (p. 12)

Por otro lado, el renovado interés por la conservación de la diversidad biológica (Millennium Ecosystem Assessment [MEA], 2005) proviene probablemente de la promoción del término en el ámbito socio-polí­tico (Gutiérrez Fernández, 2013). Su importancia radica en que las condiciones, procesos y funciones que caracterizan a los ecosistemas naturales, en los cuales la biodiversidad juega un papel fundamental, proporcionan una serie de servicios ambientales a la sociedad que son esenciales (Costanza et al., 1997; de Bello et al., 2010; Dí­az, Fargione, Chapin III y Tilman, 2006; Mertz, Ravnborg, Lí¶vei, Nielsen y Konijnendijk, 2007).

Entendido en sentido amplio como los beneficios que las personas obtenemos de los ecosistemas (MEA, 2005), directa o indirectamente, el concepto de servicios ecosistémicos ha sido propuesto como un elemento esencial en el análisis integral de los aspectos sociales y ecológicos tendiente al desarrollo sustentable (Cáceres et al., 2015; Dí­az, Hector y Wardle, 2011). La provisión de estos bienes y servicios incluye desde la comida a la limpieza del aire y los beneficios psicológicos y sociales de disfrutar de un ambiente bello y diverso (Braat y de Groot, 2012).

Evidentemente, no es esta visión antropocéntrica y en parte utilitarista la única mirada hacia la biodiversidad y en general hacia los ecosistemas. Gudynas (2005) haciendo un repaso a la historia de las distintas formas de posicionarse ante la Naturaleza señala la importancia del pensamiento primero organicista y luego sistémico y global. Las funciones de los ecosistemas tienen sentido en sí­ mismas y no necesariamente como servicio o producto a usar por el ser humano. Sin embargo, también se acepta que la opción utilitarista colabora en el desarrollo de una mirada sostenible hacia el medio ambiente, urgente y necesaria en estos momentos. El valor de enseñar y aprender los bienes y servicios que aporta la biodiversidad radica en que puede ayudar a que los estudiantes y otros actores sociales desarrollen competencias para fundamentar y orientar la interpretación crí­tica y la toma de decisiones en torno a las polí­ticas de conservación. Esto conlleva el reconocimiento de que la dimensión ética y polí­tica de las problemáticas ambientales es consustancial a su carácter cientí­fico y social (Garcí­a y Martí­nez, 2010). A su vez, lo que la sociedad considera como un “bien” o “servicio” realizado por la naturaleza resulta ideal para trabajar el ámbito axiológico de la conservación de la biodiversidad, ya que, como señalan Martí­nez y Garcí­a (2009), se encuentra tratado deficientemente por las editoriales de España.

Estudios como el de Del Carmen y Jiménez (2010) dan cuenta de que el libro de texto sigue siendo el recurso más utilizado para la enseñanza de las ciencias, guiando al profesorado en la toma de decisiones. Otros afirman que han sustituido incluso al currí­culo escrito y oficial, y que se han transformado en una herramienta de actualización para el profesor (De Pro, Sánchez y Valcárcel, 2008). Una de las problemáticas asociadas a esta situación radica en que si contuvieran errores o significados sesgados, tanto sea acerca de conceptos cientí­ficos como de la visión de ciencia, éstos pueden ser enseñados a los alumnos (Cardoso-Silva & Oliveira, 2013). Además, los manuales escolares representan un nivel de la transposición didáctica (Chevallard, 1991), entendida como las transformaciones que experimenta un objeto de saber para ser enseñado. Estas adaptaciones se conforman primeramente en las decisiones que llevan a que un determinado conocimiento sea incluido en los programas curriculares (saber “a enseñar”), y luego, una vez que los docentes interpretan éstos y planifican sus clases, transformándolo en “objeto de enseñanza”. En este sentido, como recurso o como fuente de conocimiento en el aula, el contenido, estructura y nivel de complejidad del manual escolar actúa como mediador del proceso de transposición (Bermudez, De Longhi, Dí­az y Gavidia, 2014).

En este marco, la transposición didáctica permite realizar una vigilancia epistemológica de lo que se enseña en relación con lo que se explicita debe ser enseñado, echando luz sobre los cambios experimentados por el paso de los saberes desde el contexto de producción (en la comunidad cientí­fica, por ejemplo) al de enseñanza (en las escuelas).

Para el didacta, es una herramienta que permite recapacitar, tomar distancia, interrogar las evidencias, desprenderse
de la familiaridad engañosa de su objeto de estudio (Chevallard, 1991). Por ello, tal como sostienen Occelli y Valeiras (2013), los manuales escolares han comenzado a constituirse en objeto de investigación didáctica en las últimas décadas. Al respecto, los estudios que han vigilado el tratamiento de la biodiversidad en los libros de texto se han centrado en su conceptualización (Bermudez et al., 2014; Bermudez y De Longhi, 2012), en la descontextualización del ámbito axiológico y social de las causas y estrategias de conservación (Bermudez, De Longhi y Gavidia, 2015, Martí­nez y Garcí­a, 2009), en las diferencias en la presentación de contenidos sobre especies animales y vegetales (Rodrí­guez, de las Heras, Pérez y de León, 2014) y en el reconocimiento de las causas, consecuencias y posibles soluciones a la pérdida de la biodiversidad (Montañés y Jaén, 2015). Sin embargo, a la fecha, no hemos encontrado estudios que aborden la presencia del concepto de “bienes y servicios ecosistémicos” en los libros texto de la educación secundaria española.

Por lo tanto, nos planteamos como objetivos de investigación:

a) Elaborar un instrumento de análisis de los servicios ecosistémicos para ser aplicado a libros de texto del bachillerato y de la educación secundaria obligatoria (ESO).
b) Analizar la presencia del concepto servicios ecosistémicos en libros de texto del bachillerato y de la ESO. Si bien la LOMCE es la nueva ley del sistema educativo español, no está completamente implantada, por lo que nuestro análisis lo haremos de la todaví­a vigente LOE, Ley Orgánica de Educación.

 

Para continuar leyendo este artí­culo, pinche aquí­.

Autores: Gonzalo Miguel Angel Bermudez, Ana Lí­a De Longhi, Valentí­n Gavidia

Cita: Bermúdez, G.M.A.; De Longhi, A.L.; Gavidia, V. (2016). El tratamiento de los bienes y
servicios que aporta la biodiversidad en manuales de la educación secundaria española: un estudio epistemológico .
Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias 13 (3), 527-543. Recuperado de:
http://hdl.handle.net/10498/18495

 

Discute esta información en nuestro perfil de Facebook

Contacto | Área privada