Evaluación de ecosistemas del milenio de España

ECOSISTEMAS para el bienestar humano
14 de marzo de 2010

Encontrando Esperanza en la Evaluación de Ecosistemas del Milenio

RESUMEN DIVULGATIVO DE UN ARTíCULO CIENTíFICO.
Encontrando Esperanza en la Evaluación de Ecosistemas Milenio
RICHARD B. NORGAARD

En Conservation Biology. Volumen 22 Issue 4, Pages 862 – 869.
Publicado Online: 10 Abril 2008

En los últimos 25 años se desarrolla una nueva actividad cientí­fica, que consiste en la elaboración de evaluaciones colectivas por un gran número de cientí­ficos/as de diferentes disciplinas que combinan su experticia con el objetivo de mejorar el entendimiento de las relaciones humanas con la naturaleza e incorporar este conocimiento cientí­fico en la toma de decisiones, muchas veces polí­ticas.

Finalizada en 2005, la Evaluación de Ecosistemas Milenio (EM) fue más allá de todas las evaluaciones previas tanto en el alcance de su cobertura como en la profundidad de su análisis de la dinámica del sistema socioecológico. Sin embargo, el proceso tuvo complicaciones inesperadas y desconcertantes. Este proceso claramente muestra que nuestro conocimiento disciplinar, fragmentado, simplemente no puede ser mezclado para formar un entendimiento de un complejo sistema integral, ya que se muestran diversas dificultades, por ejemplo, en las escalas de análisis o en problemas vinculados a las prácticas habituales en la disciplina de referencia, etc.

Además, los resultados de esta “gran ecoauditorí­a” no son alentadores. Casi todos los ecosistemas están siendo degradados y lo continuarán siendo por décadas, incluso si hoy se iniciaran cambios en las polí­ticas.

En contraste con la desesperanza de los resultados y las dificultades cientí­ficas para agregar conocimientos especializados, en el proceso se vio una apertura a otras visiones disciplinares y perspectivas de análisis por gran parte del personal cientí­fico involucrado y la EM demostró el potencial de un enfoque democrático deliberativo para enfrentar problemas complejos, y abre la puerta a la llamada ciencia ciudadana, como un enfoque que combina las fortalezas de la ciencia y de la ciudadaní­a democrática (Irwin 1995; Nowotny et al. 2001).

Discute esta información en nuestro perfil de Facebook

Contacto | Área privada