Evaluación de ecosistemas del milenio de España

ECOSISTEMAS para el bienestar humano
16 de marzo de 2010

Marismas del Odiel

Resumen del trabajo incluido en la preselección de ecosistemas acuáticos litorales para EME, presentado por los autores:

Las Marismas del Odiel se ubican en el estuario que se forma en la desembocadura de los rí­os Tinto y Odiel (Rí­a de Huelva), comprendiendo una superficie algo por encima de las 7.000 has. Este ámbito está protegido por la figura de Paraje Natural incluyéndose dentro de ellas varias Reservas Naturales (Marisma del Burro e Isla de Enmedio). Fue declarada Reserva de la Biosfera por el Programa MaB de la UNESCO en el año 1983 y en 1989 Zona Ramsar.

Este espacio se encuentra afectado por un elevado número de presiones ocasionadas por la actividad humana (contaminación procedente del cercano polo quí­mico, presencia de instalaciones portuarias, aprovechamiento salinero, aglomeraciones urbanas, infraestructuras, uso turí­stico-recreativo…). Sin embargo, constituye un importante reservorio de biodiversidad para el extremo occidental del Mediterráneo, en el que especialmente las aves encuentran un lugar de invernada o de descanso en el desarrollo de sus rutas migratorias.

A pesar de estas presiones, las Marismas de Odiel constituyen un ecosistema en relativo buen estado de conservación, lo que supone que los elementos estructurales y funcionales del ecosistema mantengan un adecuado nivel de funcionamiento. En este sentido, el número de servicios que este ecosistema puede proporcionar a la sociedad, a las diferentes escalas consideradas en este trabajo, es elevado, así­ como elevada es la calidad de los mismos.

Estos ecosistemas marismeños son muy sensibles y en el mantenimiento de sus funciones intervienen numerosos factores derivados, principalmente, de su posición geomorfológica. Su ubicación, por lo general, en el punto final de una cuenca hidrográfica, propicia que cualquier perturbación que ocurra en cualquier punto de la misma tenga repercusiones en su funcionamiento. Por ejemplo, procesos relacionados con los cambios de usos de suelo (desmontes de vegetación, sustitución de cultivos tradicionales por otros de tipo intensivos, etc.), pueden generar un aumento de las tasas de erosión que terminan por acumular un mayor volumen de sedimentos en la marisma alterando su balance erosión-sedimentación. Igualmente, al tratarse de un ámbito de transición entre el continente y el medio marino, cualquier alteración de la dinámica costera (construcción de diques, espigones, dragados, etc.) que introduzca cambios en la dirección del oleaje, modificaciones del rango de marea o desví­os de la deriva litoral, puede introducir, del mismo modo, alteraciones en funcionamiento del ecosistema.

A pesar de lo anterior, hay que mencionar que las marismas son ámbitos muy dinámicos y que pueden absorber determinados impactos sin alterar sustancialmente su estructura y manteniendo sus funciones, por lo que presentan, por lo general, una resiliencia alta. En esta lí­nea, y a pesar de las presiones antrópicas a las que está sometido este ecosistema, el nivel de integridad ecológica que presenta es aceptable.

A lo largo de la historia, las Marismas del Odiel han sido marco de una intensa relación entre el ser humano y el medio natural, lo que las convierte en un buen ejemplo de dicha relación y como objeto de análisis en la EME. Podemos nombrar algunos ejemplos de los valores, bienes, servicios y productos que aportan a la sociedad: protección frente a los desastres naturales, acuicultura, pesca, marisqueo, ganaderí­a, caza; medicamentos, productos cosméticos, equilibrio salino, mantenimiento de la calidad del aire y de la calidad del agua, resistencia a invasiones de especies exóticas, prevención de plagas, descanso, bienestar psicológico, sentimiento de arraigo y de pertenencia a un lugar, valor didáctico, etc.

En este entrono desarrollan sus actividades diferentes grupos de investigación, lo cual puede proveer de una importante información cientí­fica al análisis de caso. En la actualidad se trabaja principalmente en varias lí­neas de investigación relacionadas con el papel de estos espacios como sumideros de dióxido de carbono, la caracterización de los niveles de contaminación presentes en sedimentos y aguas, la caracterización de la estructura de comunidades vegetales y el papel de las especies invasoras en el funcionamiento del ecosistema, o la dinámica hidrogeomorfológica, centrada especialmente en la caracterización y cuantificación de los procesos de erosión y sedimentación, etc. Finalmente, mencionar que este humedal junto con la laguna de Fuentedepiedra y las lagunas del Sur de Córdoba han sido las beneficiarias de un Proyecto Life que ha concluido recientemente, cuyos resultados también supondrí­an un insumo de información al análisis de caso.

Discute esta información en nuestro perfil de Facebook

Contacto | Área privada